Caduceus

100 Años de Historia de la
Medicina en Cárdenas, 1860-1960

This page in English

El pueblo de Cuba es inteligente, listo y rápido en absorber el conocimiento moderno; sus hombres de negocios son astutos y capaces, sus médicos y cirujanos están entre los mejores del mundo, y sus arquitectos son audaces e imaginativos.

International Bank for Reconstruction and Development, Report on Cuba, The Johns Hopkins Press, 1951, p.5

El tema de la medicina, al igual que el de la educación, ha sido manipulado por el régimen de los hermanos Castro de tal manera que el mundo entero, sin cuestionarlo, ha sido llevado a citar repetidamente este mito como uno de "los logros de la Revolución" castrista. Al contrario de lo que los Castro quieren que el mundo "entienda", la medicina en Cuba en los años antes de dicha revolución ya había alcanzado altisimos niveles de profesionalismo que se ponían a la disposición de toda la población. Como podrá ver en el siguiente artículo, Cárdenas gozaba plenamente de un cuidado médico excelente, que venía en desarrollo constante durante un siglo entero, antes de caer en el "deterioro disfrazado de adelanto" en que se encuentra la actual situación sanitaria de la isla. Aunque los médicos cubanos hoy siguen siendo brillantes, la calidad del servicio que le pueden dar al pueblo es pésimo, por culpa de la política del régimen que emplea sus mejores recursos médicos en el trato de extranjeros que pagan en dólares, a expensa de los hijos de la tierra que nos vió nacer: dólares que utilizan para seguir reprimiendo a nuestro pueblo.


100 Años de Historia de la
Medicina en Cárdenas, 1860-1960

Cárdenas era llamada en Cuba "La Ciudad de las Primicias" por haber sido la pionera en la isla en muchos aspectos de su evolución. A través de los años, había desarrollado también un servicio médico a tono con su época y las necesidades de su población de unos 45,000 habitantes.

Cárdenas fue la cuna de numerosas figuras médicas que se distinguieron como especialistas, profesores universitarios y autoridades sanitarias del gobierno de la nación.

El primer hospital construido en la ciudad fue el Hospital Santa Isabel de Cárdenas, inaugurado alrededor del año 1860, siendo la madrina de la ceremonia Doña Gertrudis Gómez de Avellaneda, la insigne poetisa, gloria de las letras cubanas. Este fue posteriormente sustituido, en la década de los cincuenta, por un moderno edificio equipado con los adelantos de su época que, a pesar de las deficiencias actuales, sigue siendo útil a la población.

El Colegio Médico de Cárdenas contaba con 50 miembros debidamente certificados por la Escuela de Medicina de la Universidad de la Habana, muchos de los cuales habían recibido entrenamiento en especilaidades en la Habana o en el extranjero. Esta asociación médica local supervisaba el cumplimiento de las reglas de ética y la calidad profesional de sus miembros, estando afiliada al Colegio Médico Nacional de Cuba que representaba a todos los médicos de la nación. El C.M.C. estaba dotado de una bien nutrida biblioteca y suscrito a prestigiosas publicaciones médicas que así estaban a la disposición de sus miembros para mantenerse al día en el progreso de la medicina. Contaba también su edificio con facilidades para conferencias y reuniones científicas. Periódicamente se ofrecían cursos de posgraduado y seminarios con conferencistas locales e invitados.

FOTO DE LA DIRECTIVA DEL COLEGIO MEDICO DE CARDENAS, 1957.
De izq. a der, Atrás: Dr. Adolfo Larrauri, Dr. Francisco Larrauri, Dr. José Luis Barro, Dr. Tomas Pérez Prendes, Dr. Lázaro Martínez, Dr. Félix Burés, Dr. Raymond Amador; Medio: Dr. Gilberto Scudieri, Dr. Angel Solar, Dr. Frank Martínez, Dr. Francisco Madrid, Dr. Manuel Ramírez, Dr. Juan Pérez-Balboa, Dr. Ramón García; Frente: Dr. Miguel Angel Iglesias, Dr. Alberto Gutierrez, Dr. Fernando Pino, Sra. Julia María Leal, Secretaria administrativa, Dr. José María Alzola, Dr. Ricardo Figueredo, Dr. Antonio Alegría.

Existía en la ciudad una Jefatura Local de Sanidad dependiente del Ministerio de Salubridad, la cual estaba encargada de supervisar y aplicar los códigos y leyes de higiene pública que establecía el gobierno central. También existían en Cárdenas un Dispensario Antituberculoso y una Clínica Pediátrica, atendidas por especilaistas en esas ramas de la medicina. La Casa de Socorro constaba de un Centro de Emergencia, un bien equipado Servicio de Consulta Externa y una Farmacia dirigida por un Doctor en Farmacia graduado de a Universidad de la Habana. Todos los servicios prestados allí, incluyendo las medicinas, eran absolutamente gratis.

Además de todos estos servcios públicos, contaba la Ciudad de Cárdenas con 3 Clínicas Privadas, las cuales ofrecían un servicio eficiente y altamente calificado a un costo prudencial: La Colonia Española de Cárdenas - la más antigua - fundada por inmigrantes españoles, La Clínica Cárdenas y La Clínica La Caridad, que también funcionaban como asociaciones mutualistas y por una cuota módica, usualmente dos o tres pesos mensuales, ofrecían a sus miembros todos los beneficios accesibles a los demás enfermos que utilizaban sus faclilidades.

Esto es una síntesis de 100 años de historia de la medicina en la Ciudad de Cárdenas, 1860-1960.

Dr. Fernando Pino Mosquera, M.D.


El Doctor Fernando Pino Mosquera, M.D. nació en Aguacate, Provincia de La Habana. Se graduó de la Escuela de Medicina de la Habana en 1945, y comenzó a ejercer su carrera en Cárdenas como médico de la Casa de Socorro de la ciudad. En 1947 ingresó en el cuerpo médico de La Colonia Española de Cárdenas, de la cual llegó a ser su director médico en 1950, cumpliendo sus funciones como tal hasta su salida de Cuba en 1961. Fue médico forense del partido judicial de Cárdenas, presidente del Colegio Médico de Cárdenas de 1957-58, y otra vez de 1959-60, tanto como delegado de la Provincia de Matanzas al comité ejecutivo del Colegio Médico Nacional de Cuba. En 1960 renunció a sus posiciones en dichos colegios en protesta a las acciones "médico-políticas" del entonces nuevo "gobierno revolucionario," al igual de muchos otros médicos a través de toda la isla.

Al llegar a Estados Unidos, comenzó a trabajar en una clínica en Tampa, Florida, antes de mudar su familia a St. Louis, Missouri. En esa ciudad norteamericana vivió 7 años y se entrenó como psiquiatra, ejerciendo como tal en el St. Louis State Hospital y también como consultante del hospital de veteranos de la ciudad. Siguió desarrollandose en su profesión en Terrytown, New York, y después en Elizabeth, New Jersey, donde ejerció la psiquiatría en práctica privada tanto como en Rockland State Hospital, NY, y después en Meadowview Hospital, en Elizabeth, NJ. Culminó su brillante carrera médica como Director de Psiquiatría de Meadowview Hospital. El Doctor Fernando Pino se retiró en 1988 y hoy vive en Miami, Florida, con su encantadora Señora, Georgina Santiusti de Pino. Tienen cuatro hijos, tres de los cuales son médicos.


Mounument to the flag built by the Arechabala company


[INDICE]