El Fuerte de Rojas

Historia de Cárdenas

This page in English

5. Progresos notables

Aunque Cárdenas comenzó a crecer tan rápidamente como hemos visto, siguió dependiendo en lo civil de la Capitanía pedanea de Lagunillas, hasta que en 1837, su jefe el Capitán D. Angel Jerez se trasladó definitivamente a Cárdenas: el decreto que legalizó este proceder no se dió sino cuatro años más tarde.

En esa fecha contaba el casco urbano de Cárdenas con 1,192 habitantes, y se comenzaba a construir el segundo ferrocarril de la isla, siguiendo en orden de tiempo al que corría de La Habana a Bejucal y a Guines.

La construcción de vías férreas, iniciadas en Cuba poco después de fundada Cárdenas fue decisiva en el auge inicial de la ciudad. El ferrocarril de Cárdenas al embarcadero de Júcaro, primero, y el que la unió desde 1841 a la villa de Jovellanos, por donde pasa hoy la linea férrea central, influyeron notablemente en el rápido crecimiento de Cárdenas. A los diez años de fundada tenía Cárdenas más de mil habitantes y en 1844 fue habilitado el puerto para el comercio exterior, lo cual aumento su población y riqueza. En 1850, cuando el desembarco del general Narciso López, la ciudad contaba ya con más de 6,000 habitantes.

La concentración de la explotación azucarera por su puerto y la facilidad del comercio con el área azucarera interior hizo que muchas firmas comerciales e industriales norteamericanas enviaran representantes suyos a Cárdenas, que comenzo a ser llamada "la ciudad americana."

En 1862 era Cárdenas la undécima ciudad de Cuba por su población (12,900 habitantes) y en el área inmediata había 147 ingenios, que producián más de 220,000 cajas de azucar. A partir de 1878 se fomentaron numerosas industrias, tales como destilerías, fundiciones, cervecerías y fábricas de jabón, cigarros y tabacos, que aumentaron la actividad económica de la ciudad.

GEOGRAFIA DE CUBA, Dr. Leví Marrero, 1950, 1966

Las mejoras y los progresos eran constantes, subiendo extraordinariamente su importancia en todos los órdenes, civil, militar, político y religioso; teniendo bajo su gobierno y administración a los poblados de todos sus contornos, incluso a Nueva Bermeja y Bemba (hoy Colón y Jovellanos ) en una extensión no inferior a 700 kms. cuadrados, si bien no estaba muy poblada.

Esta jurisdicción, antes cubierta de bosques impenetrables y ahora de fértiles llanuras, abiertas a la cría de ganado y al cultivo de la caña, del cafe y de otros productos, contempló jubilosa como se levantaban trapiches, ingenios, cafetales, potreros y almacenes de frutos que comenzaban a transformar y a embellecer la linea y el perfil de su suelo.

Toda esta riqueza natural salía al mar buscando mercados acogedores, por su puerto, ahora frecuentado por numerosas embarcaciones españolas y extranjeras, que llevaban el nombre de Cárdenas y de sus productos a todos los rincones de la tierra.

En el año 1846 el Gobernador General de la Isla ordenó un censo, famoso por lo bien organizado; en él figura Cárdenas, 18 años después de fundada, con 3,110 habitantes.

En el año 1850 viose nuestro pueblo iluminado por los fulgurantes rayos de luz que despedía la estrella solitaria de la nueva bandera cubana, que por vez primera llegaba a nuestras playas traida desde otras extranjeras por el General Narciso López y sus expedicionarios. Momentos después ondeaba con aires de triunfo en el balcón del edificio del Gobierno, hoy el Cafe "La Dominica" precisamente junto al Templo Parroquial en el que antes, según afirman José de Jesus Márquez en su Diccionario Geográfico, Histórico y Estadístico, y otros autores, había sido previamente bendecida.

El año 1853 nos trajo una grata noticia; por Real Orden fechada en Madrid el 31 de Diciembre, Cárdenas era declarada VILLA, debido a sus grandes méritos contraidos y a su grán espíritu progresista. En Diciembre de 1862 se erigió en el Parque de Fernando Séptimo, el primer monumento levantado en toda América al inmortal Cristobal Colón, descubridor del Nuevo Mundo.

También se bendijo e inauguró en esa fecha el Hospital "Santa Isabel" que posteriormente aumentó su capacidad con otros pabellones, floración de la caridad cristiana de varios cardenenses, quedando convertido en un buen hospital, modelo para las exigencias de entonces.

Uno o dos años antes se habían construido los grandes edificios del primer Cuartel de Infantería, el Ayuntamiento y la Carcel actuales y otros más.

E1 17 de Febrero de 1867 publicaba la Gaceta Oficial de La Habana una Real Orden, elevando a la enaltecedora categoría de "Ciudad" a la que hasta entonces era la Villa de Cárdenas. Días después la paloma mensajera del correo trajo entre su pico de oro el codiciado documento firmado por la Reina Isabel II, y que se conserva como reliquia en el museo municipal. Ya podía llamarse con honra y noble orgullo bien merecido "Ciudad de Cárdenas". Contaba a la sazón en su perímetro urbano con 14,500 habitantes.

Y haciendo honor a ese título ciudadano iba ya apareciendo como una pequeña capital de provincia, enriqueciéndose con su Grán Plaza del Mercado, con el Teatro "Concha", por el que pasaban las importantes compañías de teatros que venían a La Habana, y con el Acueducto, todo lo cual para su tiempo era de lo mejor que se conocía en Cuba.

Siguieron a estas obras cívicas otras más, como el actual Parque de Bomberos en 1872 y la magnífica Estación del Ferrocarril, la mejor que había en Cuba hasta que años más tarde se levantó la Estación Terminal de La Habana.

Inventadas la electricidad y los bombillos incandescentes, Cárdenas se adelantó a otras ciudades cubanas instalando la primera Planta Eléctrica y el alumbrado correspondiente en 1888, seguido de otro grán adelanto, el teléfono público, a cargo de una empresa particular cardenense y para el servicio de la ciudad.

Historia de Cárdenas

INDICE DE LA HISTORIA DE CARDENAS
  1. Antecedentes de Cárdenas
  2. La Hacienda Cárdenas
  3. Fundación del pueblo
  4. Dificultades de la Fundación
  5. Progresos notables
  6. Comienza el declive
  7. Cárdenas en el siglo 20

Mounument to the flag built by the Arechabala company