Colegio del Apostolado

Inicios

This page in English

Fundado el 19 de Marzo de 1897

Por la Madre Teresa Azcona, R.A.:
(Extracto de su libro: Una Historia de Esperanza)

Nueva fundación: Cárdenas, Cuba


Fue nuestra tercera fundación en la Ciudad de Cárdenas, provincia de Matanzas, el 19 de marzo de 1897, festividad de San José, cuyo nombre llevó el colegio. Nuestro Padre lo había deseaba y ya venía realizando las gestiones la Madre Carolina.

Se estableció el colegio en la calle Ruiz, en dos casas cedidas por la Sra. Angela Malpica de Rosell. Fue la comunidad fundadora: Mercedes del Valle como Superiora, la profesa Gertrudis Jaspe y las Novicias Purificación Santana, Concepción Portocarrero y Angela Jhones.

El Colegio en Jenez y Princesa
Altar de la Capilla

Ya teníamos tres comunidades, y a pesar de que el personal no era demasiado abundante, no decaía nuestra esperanza en el Dios providente; El se encargaría de enviarnos apostoles pare trabajar en su Reino, al paso que nosotras nos esforzábamos por mostrar a los hombres el amor de su Corazón.

Estado de guerra

Transcurrían mientras tanto los días de la Guerra de Independencia, que iba dejando sentir fuertemente sus consecuencias en la provincias de Matanzas y alrededores de La Habana, bastante cerca de nuestras últimas fundaciones. Para mas seguridad se reunieron por el tiempo de mayor peligro, las tres comunidades en la casa de la calle Zanja en La Habana. Nuestra vecindad con el cuartel de Dragones nos proporcionó también inseguridad y algunos malos ratos.


Clases de Segundo Grado y de Segundo Año de Bachillerato, 1954

Durante el bloqueo de los americanos a la Isla sufrimos las consecuentes privaciones al igual que todo el pueblo. Nuestra situación era precaria economicamente debido a las dificultades que encontraban las alumnas para asistir a los colegios, por lo que disminuía la matrícula. No obstante, manteníamos con fuerza nuestra esperanza en que el Corazón de Jesus que nos quería para apostoles suyos, nos sacaría adelante, aclarando aquellos horizontes que en realidad se presentaban muy nublados. Volvíamos la mirada a María, nuestra Madre de la Esperanza, siguiendo unas palabras de nuestro Padre: "En las ocuras noches de vuestra travesía por el mar del mundo, es María la estrella que os guiar al puerto."

La Intervención Americana, que duró casi cuatro años, creó algunas dificultades en la enseñanza de la Religión en las escuelas, y fueron retiradas de su labor religiosas que trabajaban en hospitales. Aparecieron también algunas sectas e iglesias protestantes.

En el ambiente de descristianizacion y escasez de sacerdotes que existió al terminar la guerra, crecía nuestro anhelo de trabajar para devolver al pueblo la Palabra de Dios por medio de la enseñanza en colegios, con su trascendencia a las familias de las alumnas. La Iglesia en Cuba comenzó a vivir bajo el signo de la Esperanza, signo que era el nuestro desde los primeros días de la fundación. De acuerdo al Encuentro Nacional Eclesial Cubano, "La Historia de la Iglesia en Cuba volvía a empezar casi desde sus mismos cimientos al iniciarse el siglo XX".

El Obispo Manuel Santander y Frutos, que tanto tuvo que ver en los primeros tiempos de nuestra existencia como Congregación religiosa, y al que tanto debemos, tuvo que dejar la Diócesis de La Habana, por ser español, al terminar la dominación española. En su lugar se nombró a un italiano, Donato Sbarreti, lo que no resultó muy grato a los cubanos, y fue relevado en 1903 por Mons. Pedro Gonzalez Estrada.

Unas de las Graduadas de 1954

La intervención americana, comenzada en agosto de 1898, termina el 20 de mayo, 1902, con la procalamación de la República de Cuba libre e independiente.

Agradecemos la ayuda de Maria Antonia (Tony) Peña
en la preparación de esta página.


[ESCUELAS]